Cada que Daniela sonríe le brillan los ojos, habla sobre su enfermedad con el profesionalismo que le ha dado su labor como médica y, ahora más que nunca, ama la vida y valora a todas las personas que la rodean. Ella, eligió un vestido de baño que es sinónimo de elegancia, con una orquídea bordada a mano y un bolero fluido que le añade estilo a su look de playa.

Este entero se confeccionó en dos estilos: con el bolero al lado derecho y al lado izquierdo, de acuerdo a las necesidades de cada mujer, y fue hecho con la finalidad de poder disimular, algunas marcas que puede dejar esta enfermedad, al rededor del pecho. Daniela, eligió un pantalón tipo tulipán palazzo, para crear un look completo y disfrutar sus días de sol sintiéndose cómoda y hermosa.

Dani cree que sus seres cercanos no se imaginarían que ella participaría en este tipo de experiencia. A ella normalmente le cuesta mucho hablar sobre el tema, aunque le ha puesto la mejor actitud y tratado de sacarle lo mejor a lo que le sucedió. Con esta campaña tan bonita que va a beneficiar tantas personas, ella espera que a sus familiares y amigos les guste mucho y de alguna manera se sientan orgullosos de su valentía y que logró contar su testimonio y ayudar muchas personas